domingo, 22 de octubre de 2017

Peter Brook - Y así continúa la historia...

El Malpensante, Nº 69 Marzo - Abril 2006
Apenas una palabra parece que encierra la esencia más pura del teatro, y fue   entregada por el mismísimo Dios a los hombres.
Así lo cuenta esta fábula del genial dramaturgo británico

Dios, al ver cómo se aburrían todos desesperadamente en el séptimo día de la creación, exprimió otra vez su extraordinaria imaginación para dar con algo más que agregar a la totalidad que acababa de concebir. De repente, su inspiración avanzó aún más allá de sus ilimitados alcances y le hizo ver otro aspecto de la realidad: su posibilidad de imitarse a sí misma. Y entonces Dios inventó el teatro.
Llamó a sus ángeles e hizo el anuncio en los siguientes términos, que todavía pueden leerse en un antiguo escrito sánscrito: "El teatro será el lugar donde los hombres aprenderán a entender los sagrados misterios del universo. Y al mismo tiempo -agregó con tono engañosamente casual- servirá de alivio a los ebrios y a los solitarios".
Los ángeles se entusiasmaron enormemente y apenas podían esperar a que hubiera gente suficiente en la Tierra para poner en práctica esta nueva idea. Finalmente, los hombres respondieron con igual entusiasmo y rápidamente se formaron innumerables grupos, que trataban de imitar la realidad de muy diversas maneras. Pero los resultados eran francamente desalentadores. Lo que en un principio había parecido tan asombroso, tan generoso y tan abarcador, en manos de ellos se convertía en polvo. En particular los actores, los autores, los directores, los diseñadores y los músicos no podían ponerse de acuerdo sobre qué era lo más importante, y entonces pasaban la mayor parte del tiempo discutiendo y peleando, mientras su trabajo los satisfacía cada vez menos.
Cierto día comprendieron que así no llegarían a nada, y entonces solicitaron a un ángel que acudiera a pedir ayuda a Dios.
Dios reflexionó durante largo rato. Después tomó un pedazo de papel, garrapateó algo en él, lo puso en una caja y la entregó al ángel, diciéndole: "Aquí está todo. Mi primera y última palabra".
El regreso del ángel a los círculos teatrales fue un acontecimiento extraordinario, y todos aquellos que se dedicaban a la profesión se apiñaron a su alrededor para saber el contenido de la caja. El ángel extrajo el papel, y lo desenrolló.
El papel contenía una sola palabra. Algunos leían por sobre el hombro del ángel, mientras éste anunciaba a los demás: "La palabra es interés ".
"¡¿Interés?!", "¡¿interés?!", "¿eso es todo?"...
Hubo un cierto murmullo de desilusión.
"¿Por quién nos toma?", "es infantil", "¡como si no supiéramos!"...
El encuentro se deshizo abruptamente, en medio del disgusto generalizado; el ángel partió en una nube, y la palabra, aunque no volvió a ser mencionada, se convirtió en una de las varias razones del desprestigio que Dios sufrió ante sus criaturas.
Sin embargo, algunos miles de años más tarde, un joven estudiante de sánscrito halló una referencia a este episodio en un viejo texto. Y dado que trabajaba a tiempo parcial en un teatro como encargado de la limpieza, llevó a los miembros de la compañía su descubrimiento. Y esta vez no hubo burlas, ni escarnio. Sólo un silencio profundo y grave. Y después alguien habló. "Interés. Interesar. Debo interesar. Debo interesar al otro. No puedo interesar a otro si no logro interesarme yo. Necesitamos un interés común".
Y también surgió otra voz:
"Para compartir un interés común, es menester que intercambiemos elementos de un modo que resulte interesante...".
"... Para ambos...", "para todos nosotros...", "con un ritmo correcto". "¿Ritmo?".
"Sí; como cuando se hace el amor. Si uno de los dos va demasiado rápido y el otro demasiado lento se pierde todo interés...".
Entonces se inició una discusión, con toda seriedad y respeto mutuo, sobre qué es interesante. O mejor, tal como uno de ellos precisó, sobre qué es verdaderamente interesante.
Y aquí no pudieron ponerse de acuerdo. Para algunos, el mensaje divino era muy claro: la palabra interés se refería no solamente a aquellos aspectos de la existencia que estuvieran directamente relacionados con las cuestiones esenciales del ser y del bien, de Dios y las leyes divinas. Para ellos, interés era el interés, común a todos los hombres, de entender más propiamente qué es lo justo y lo injusto para la humanidad. Para otros, el hecho de que la palabra interés fuera tan común y de uso cotidiano era indicio claro de que la divinidad quería señalarles que no perdieran el tiempo con solemnidades ni profundidades, y que de una vez por todas se dedicaran a su misión de entretener.
En este punto, el estudiante de sánscrito leyó el texto completo que refería por qué Dios había creado el teatro.
"Tiene que ser todas esas cosas al mismo tiempo", les dijo.
"Y de una manera que resulte interesante", agregó otro.
Después de lo cual, el silencio volvió a ser profundo.
Acto seguido, comenzaron a discutir el otro lado de la moneda, la atracción de lo "no interesante", y las extrañas motivaciones, sociales y psicológicas, que hacen que tanta gente en el teatro aplauda con tanta frecuencia y tan entusiastamente algo que en realidad no les interesa en absoluto.
"Si simplemente fuéramos capaces de entender realmente esa palabra...", dijo alguien.
"Con esa palabra -agregó otro, casi susurrando-, qué lejos podríamos llegar...".
FIN
El Arte en la Vida, tiene como objetivo difundir el quehacer artístico de pintores, escultores, escritores, fotógrafos, artistas digitales, etc., sin fines de lucro. No posee los derechos de autor de las obras que aquí se exhibe las mismas se han hallado navegando por la web. No trata de obtener crédito alguno por las obras aquí expuestas.
Si su trabajo esta exhibido en este blog y no desea que sea admirado y/o conocido por el público en general, por favor, envíe un correo electrónico manifestando su necesidad de que deje de ser publicado y será inmediatamente eliminado.

Gerard M Burns – Pintor Escocés

Gerard M Burns – Nació en 1961, estudió en la Escuela de Arte, Graduado Glasgow School of Art Dibujo y Pintura BA HONS Degree Fine Art, en 1983 es ​​un graduado del departamento de pintura de renombre internacional de Glasgow School of Art. Se ha establecido en los últimos años como una poderosa fuerza nueva en la pintura escénica figurativa. Constantemente su trabajo es cada vez más buscado por los coleccionistas de todo el mundo. Trabaja con una paleta audaz a gran escala, sus lienzos todavía logran transmitir una intimidad casi doméstica, posiblemente porque pinta lo que sabe. Parientes, amigos y vecinos se usan como modelos y se pintan en los ricos tonos oscuros que reflejan su entorno.

Ha tenido varias exposiciones en galerías y museos, incluyendo en la Loch Gallery de Toronto. Muchas obras del artista han sido vendidas en subasta, incluyendo 'A NEW JOURNEY' vendido en Lyon & Turnbull 'Fine Paintings' en 2010.












































El Arte en la Vida, tiene como objetivo difundir el quehacer artístico de pintores, escultores, escritores, fotógrafos, artistas digitales, etc., sin fines de lucro. No posee los derechos de autor de las obras que aquí se exhibe las mismas se han hallado navegando por la web. No trata de obtener crédito alguno por las obras aquí expuestas.

Si su trabajo esta exhibido en este blog y no desea que sea admirado y/o conocido por el público en general, por favor, envíe un correo electrónico manifestando su necesidad de que deje de ser publicado y será inmediatamente eliminado.

Nadine Senft – Escultora Británica

Nadine Senft – Estudió en Abadía de Santa María, en Londres; en la Escuela Pública Eversley, Lymington, Hants. Es Licenciada en Diseño en Leicester College of Art and Technology. Obtuvo el Diploma en Bellas Artes en Escultura de la Escuela de Arte City and Guilds de Londres. Trabajó en la industria y como diseñadora free-lance por un buen número de años. Actualmente vive y trabaja en Warwickshire.

Gran parte de su trabajo se ocupa de la abstracción de la forma de los principios estructurales básicos y los orígenes orgánicos. Muchos temas hacen referencia al cuerpo humano y la vida silvestre, mientras que otros representan conceptos abstractos arraigados en la religión, la historia y la psique humana. 




El Arte en la Vida, tiene como objetivo difundir el quehacer artístico de pintores, escultores, escritores, fotógrafos, artistas digitales, etc., sin fines de lucro. No posee los derechos de autor de las obras que aquí se exhibe las mismas se han hallado navegando por la web. No trata de obtener crédito alguno por las obras aquí expuestas.

Si su trabajo esta exhibido en este blog y no desea que sea admirado y/o conocido por el público en general, por favor, envíe un correo electrónico manifestando su necesidad de que deje de ser publicado y será inmediatamente eliminado.

Ellen Kooi – Fotógrafa Holandesa

Ellen Kooi – Nació en Leeuwarden, el 11 de julio de 1962; vive y trabaja en Haarlem. Recibió su educación artística en la Academia de Arte ABK Minerva en Groningen, recibiéndose en 1987; fue artista en residencia y cursó estudios de posgrado en la Rijksacademie van Beeldende Kunsten, en Amsterdam, entre 1993 y 1994.

Ella es más conocida por sus imágenes escenográficas y teatrales que combinan paisajes y figuras, en la tradición de los paisajistas de la ciudad del Siglo de Oro holandés. En las interacciones íntimas de los seres humanos con su mundo natural circundante se exploran. De paisajes inquietantes, a menudo poblados sólo por adultos jóvenes; a escenas tranquilizadoras de serenidad calmante y refugio y escapes serendipitous; sus súbditos -la naturaleza y el actor- están dramáticamente en escena

Dispara con un gran angular, la orientación del paisaje, el seductor color y el paisaje natural de sus imágenes contradicen la intensa orquestación de sus composiciones. Las horas de control laborioso sobre la iluminación y la disposición de sus temas son parte de cada fotografía. Cada imagen parece haber sido rodada en medio de un oscuro cuento de hadas en el interior de Holanda. Un inquietante desasosiego teje un hilo característico a través del estilo narrativo no lineal de su mayor cuerpo de trabajo.

Su obra ha sido adquirida por el Museo Frans Hals, el Museo Fries, el Ministerio holandés de Relaciones Exteriores, todo en los Países Bajos, así como la Colección Hermès, en Luxemburgo, y el Borusan Contemporáneo, en Turquía, entre otros. Su trabajo se aloja además en numerosas colecciones privadas.

Su trabajo ha sido presentado en exposiciones en numerosas instituciones nacionales e internacionales, incluyendo recientemente en el Institut Néerlandais, París, Francia en 2010. Su trabajo también se exhibe en el Parque de Escultura de Campos en Omni International Arts Center en Gante, Nueva York; en el Museo de Arte Contemporáneo de Castilla Y León en España; en la Casa de la Fotografía de Moscú en Rusia; en Speed ​​Art Museum en Louisville, Kentucky; y en el Museo de la Haya de la Fotografía en los Países Bajos.

Su obra forma parte de las colecciones públicas de instituciones nacionales e internacionales como el Museo de Arte Contemporáneo de Castilla Y León; 21c Museo en Louisville, Kentucky; la Colección Estatal Francesa en París; la Colección Marsh en Londres; el Ministerio neerlandés de Asuntos Exteriores, y muchos otros. En 2013 su trabajo fue presentado en OFF-SPRING: New Generations, una muestra de grupo en el Museo 21c, Cincinnati, Ohio. Kooi actualmente vive y trabaja en los Países Bajos y ha expuesto con la Galería Catharine Clark desde 2007.













































El Arte en la Vida, tiene como objetivo difundir el quehacer artístico de pintores, escultores, escritores, fotógrafos, artistas digitales, etc., sin fines de lucro. No posee los derechos de autor de las obras que aquí se exhibe las mismas se han hallado navegando por la web. No trata de obtener crédito alguno por las obras aquí expuestas.

Si su trabajo esta exhibido en este blog y no desea que sea admirado y/o conocido por el público en general, por favor, envíe un correo electrónico manifestando su necesidad de que deje de ser publicado y será inmediatamente eliminado.